Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Almudena - Bologna 2012/2013

Experiencia Erasmus

Desde que empecé la carrera tenía claro que me quería ir de Erasmus, ya que me parecía y me sigue pareciendo una gran oportunidad para conocer otras culturas, otros países, otras lenguas… Decidí pedir la beca el segundo año, para irme el tercero, pero no me quería ir sola porque tenía un poco de miedo a lo desconocido, no sabía que iba a encontrarme allí.

Un día hablando en clase, una compañera y yo decidimos ir juntas, y aquí comenzó nuestra gran aventura.

Primero solicitamos la beca a Holanda, pero a mí me la concedieron y a ella no, entonces hablamos con otra compañera para cambiarle el puesto e irme yo a Bélgica, que era el destino donde aceptaron a mi compañera. Estábamos encantadas porque además de que teníamos el mismo destino era la segunda opción que habíamos solicitado. Cogimos el segundo cuatrimestre, ya que en el primero teníamos prácticas y no nos atrevíamos por el idioma. A últimos de junio habiendo rellenado y enviado toda la documentación nos dijeron que no había plaza para estudiantes españoles, y ya quedaban pocos destinos a elegir: Bologna, Casino y Portugal. Ya no teníamos ilusión, ni ganas de irnos, pero tras mucho hablar con nuestro coordinador nos hizo ver que era una oportunidad que no podíamos perder, si la rechazábamos no podríamos irnos de Erasmus en toda la carrera, ya que al rechazar te penalizan dos años sin poder pedir beca.

Finalmente elegimos Bologna, ya que el coordinador nos comentó que era la ciudad de estudiantes por excelencia en Italia, entonces nos encargamos de rellenar y enviar toda la documentación. Íbamos un poco asustadas porque no teníamos ni idea de italiano, no teníamos piso ni residencia…pero aun así nos embarcamos en la aventura. Nos fuimos un 30 de enero, los días siguientes estuvimos buscando piso que estuvieran cerca de la Universidad, fuimos a la Bussola a pedir ayuda para encontrar el piso, pero no nos sirvió de mucho, encontramos piso por Facebook, un grupo llamado Erasmus Bologna 2012/2013.

Nos instalamos en el piso cuatro días después de estar allí, la mayor suerte de un estudiante Erasmus. Compartíamos piso con dos estudiantes del mismo grado que nosotras, que nos ayudaron con todo el papeleo y la documentación, también nos introdujeron en su grupo de amigos y ahí es cuando empezamos a disfrutar.

Al principio todo era muy complicado porque nos encontrábamos un poco perdidas, hasta pensamos en volvernos, pero poco a poco gracias al apoyo de nuestros amigos y familias, decidimos aguantar, y fue la elección más acertada.

Mi Erasmus ha estado repleto de viajes (Venecia, Verona, Riga, Grecia), amistades con personas de todo el mundo, fiestas, excursiones, cenas… Podría resumirlo como una experiencia única que todos los estudiantes deberían vivir, porque te hace aprender y crecer como persona, pero sobre todo madurar.

AlmudenaAlmudenaAlmudena