Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Bartolomé Sánchez - Coímbra (Portugal)

MI EXPERIENCIA ERASMUS
Mi nombre es Bartolomé, estudiante de GADE en la Facultad de Ceuta. Os escribo unas líneas para contaros qué fue de mi “año Erasmus”.

Mi destino fue Coímbra (Portugal), me planté en esa ciudad el 15 de Septiembre, tan sólo unos días antes de que comenzara el curso. En tan sólo dos días encontré vivienda, aconsejo visitar las viviendas antes de alquilarlas, ya que lo que se ve por internet no concuerda luego mucho con la realidad.  Antes de venir a este país, no tenía ninguna opinión sobre él, tan sólo los
comentarios que años anteriores, algunos compañeros y estudiantes escribieron en su día y pude leer en los foros. Nunca mostré? ningún interés especial por esta zona. Sin embargo, después de llevar 4 meses en España la recuerdo mucho, incluso animo a todos los conocidos a que visiten el país vecino porque realmente merece la pena en todos sus ámbitos… Los primeros días no fueron muy duros, eras consciente que no vivías en España pero no lo aparentaba la situación, ya que en cuanto al clima, hábitos, idioma… es todo muy parecido. En caso de tener alguna duda, no temáis en preguntar, los portugueses son personas abiertas y se vuelcan en ayudarte en todo lo posible. En cuanto al idioma, es fácil, es más fácil leerlo que comprenderlo cuando te hablan. En general es más factible dominarlo si convives con portugueses. Aunque vayas sin saber nada, algo puedes entender cuando escuchas a la gente de allí. Puedes hablar en español, ellos nos entienden mejor que nosotros a ellos. También decir que en el segundo mes “chapurreas” con los compañeros de clase entendiéndote adecuadamente.

Aunque compartimos frontera, no compartimos algunas costumbres ni forma de vivir, poco a poco consigues adaptarte a todo. Los horarios de clases, normalmente, empiezan a las 9 de la mañana hasta las 13 horas, y se reenganchan de nuevo a las 15 horas, por lo que tienes tan solo una hora para comer, aunque da tiempo de sobra, ya que cada universidad tiene cerca una cantina (comedor universitario) por cierto barato, una media de 2,40€ el menú.

Una vez en la universidad, te darás cuenta de otra costumbre, y es que todas las clases empiezan por norma general 15 minutos con retraso respecto a las marcadas en el horario.

Otra práctica que te puede llamar la atención es que cuando tengas que hacer un trabajo en grupo con portugueses, éstos suelen quedar en bares o centros comerciales para hacerlos, al final te adaptas rápidamente.

Centrándonos en la universidad, quiero dejar claro para aquellos que piensen que irse de Erasmus para aprobar todas las asignaturas fácilmente, con la Universidad de Coímbra se equivocan. En mi caso y desde mi punto de vista, la Universidad de Coímbra me exigió más que mi universidad de origen. Presencia en clase mediante control de firma diario, exposición de trabajos semanalmente, examinándote como un alumno más… pero a pesar de todo ello, merece la pena, de verdad. En cuanto a la ciudad, es una ciudad vieja, pero de espíritu joven. Conviven miles y miles de estudiantes, la ciudad está pensada para ellos, por lo que hay bares todos los días abiertos, centro comerciales, empresas que organizan actividades deportivas como por ejemplo surf en playas cercanas… Al ser una ciudad antigua, la mayoría de sus pisos también lo son, por eso mencioné anteriormente que se aconseja visitar la vivienda antes de alquilarla.

Otra cosa a destacar de Coímbra es su situación geográfica. Resides entre Oporto y Lisboa, por lo que esta muy bien comunicada y seguramente viajes por todo el territorio portugués. Muchos Erasmus españoles viajan a Coímbra con su propio vehículo, es de agradecer el tener a alguien en tu grupo de amigos con coche, te alegraras. No obstante, hay bus y trenes cada hora para ambas ciudades. Un viaje que nunca olvidaré fue la visita a Lisboa por la final de la Copa de Europa, que nos hizo campeones por décima
vez. Es suerte que estudies en el extranjero y a escasos kilómetros juegue tu equipo la final del campeonato más importante.
Al ser una ciudad estudiantil, no puede faltar la fiesta. Se puede salir todos los días, que siempre encontraras a gente por todos lados. Allí, todo el día se bebe cerveza, muy raro ver a gente tomando copas en algún bar. Cabe destacar las fiestas que simbolizan la apertura y el cierre del curso académico, la última semana de octubre se celebra la “Latada” y la primera semana de mayo la “Queima das Fitas”. No creo que halláis vivido algo parecido.

Os dejo unas palabras personales sobre una breve descripción de Coímbra…

SIMPLEMENTE COIMBRA
No se lo que es estudiar en Berlín, ni en Londres, ni en Ámsterdam… No he paseado por el Partenón de Atenas, ni por la Torre Eiffel, tampoco he caminado junto a la Catedral de Praga. No se qué se siente en un globo aerostático, ni practicando paracaidismo…
Pero poca gente puede decir que estudió en Coímbra, en una de las universidades más antiguas de Europa, frecuentando los pasillos por los que en su día caminaron Luis de Camões, Egas Moniz o el propio António de Oliveira Salazar. Una universidad en las que sus tradiciones están presentes día sí y día también, como son las “Praxe” en las que integran a los “Caloiros”, sus trajes académicos, la “Latada” y la “Quiema das Fitas”, y por supuesto sus “Fados”. Me río cuando la gente dice que en Coímbra sólo hay toallas y “viejas con bigote”, eso es porque no han probado el “Leitão”, el “Bacalhau com Natas”, la original “Francesinha” ni han gozado degustando en “Largo da Portagem” un café acompañado por el típico pastel “Natas”. Tampoco han tenido el gusto de visitar el “Jardim Botânico” ni contemplar las magníficas vistas de la ciudad que ofrece el mirador de “Penedo da Saudade” o vislumbrar Coímbra desde la “Torre a Cabra” situada en el patio de la “Universidade Velha”, subir las “Escadas Monumentais” o cruzar el “Ponte Santa Clara” por encima del río Mondego. Compartir botellón en los escalones de la vieja catedral en “Se Velha” antes de catar la “Sangría Forte” o el “Ovo” del
“Cabido Bar”. Seguir con la ruta por esas calles estrechas y empedradas hacia el “Tapas Bar”, salir con el sol de frente, y subir “Sá da Bandeira” hasta el puesto de “Mario Bros” a por un perrito caliente. Señores esto es Coímbra. Por eso, antes de opinar hay que viajar.

Bartolomé Sánchez-París Contreras

Bartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé SánchezBartolomé Sánchez