Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Carlos Acevedo - Bratislava 2013/2014

Soy un estudiante de empresariales de la Universidad de Granada en la Facultad de Educación, Economía y Tecnología de Ceuta, que durante mis últimos nueve meses los he estado viviendo en Bratislava (Eslovaquia) como Erasmus.

Para mí todo comenzó cuando el último día para solicitar la beca Erasmus, mis amigos y yo decidimos irnos como estudiantes de Erasmus, pensamos, ¿Por qué no? estaría bien, si no queremos todavía la podremos cancelar.

Durante ese tiempo hasta que te vas, de papeleos y demás, se te pasaba por la cabeza el cancelarlo y no irte, pero leías experiencias de otras personas y veías que la mayoría de cosas que tienes por vivir durante el Erasmus son positivas. Pues llegó mediados de septiembre y allí estaba, en Bratislava.

La primera semana fue un poco dura, sobre todo cuando vi las condiciones de mi residencia, “Starohasjka 8” para nada te esperas algo así, y más viniendo de España. Una vez pasados esos primeros días, en los que también ibas conociendo todos los estudiantes que allí también se alojaban, de diferentes partes de Europa. La gente se acercaba a presentarse y ofrecernos su ayuda, que al final durante tu estancia acaban convirtiéndose en tu otra familia.

Por otra parte, respecto a la universidad, son también días de adaptación, de adecuar el horario y como no las asignaturas (buscando cuales son las más fáciles jeje). Estos días en los que no estás muy ocupados también empiezas las primeras fiestas, la primeras kitchen parties, y en la que en una de ellas conocí a mi buddy, una estudiante eslovaca que es como una asistente, y que gracias a ella me ayudo en el tema del papeleo, me enseñó lugares emblemáticos de la ciudad, etc.

Un par de semanas después de llegar comenzaron los primeros viajes, como Viena (Austria) en el cual cuando volvíamos para la resi de vuelta fue como una aventura más, al llevar poco tiempo allí aun no nos conocíamos bien el camino por lo que acabamos perdiéndonos en plena noche. Esto solo fue el principio de un sinfín de aventuras que nos quedarían por vivir. Además en este primer semestre también nos dio tiempo a visitar más países como Hungría (Budapest), Republica Checa (Brno), Polonia (Cracovia) y por último Eslovenia (Ljubljana) el cual para mí, como para la mayoría de los que fuimos ha sido uno de los mejores fines de semana de nuestras vidas, de la que nunca olvidaremos lo poco que recordamos ;)

Luego llegaron las navidades, hacer un break de este increíble ritmo de vida que llevábamos y también de despedirse de unas pocas personas que terminaban ya su Erasmus. Después de estar unos días en casa y con la familia tocaba volverse de nuevo y empezar el Erasmus 2.0, ya que era volver otra vez a conocer gente nueva y demás, con la única diferencia de que ya estabas alojado y te conocías la ciudad.

Durante esta segunda etapa, conocía a una increíble persona, el cual fue mi roommate (compañero de habitación) y que ha sido como mi hermano.  También al tener un mayor nivel de inglés me he podido comunicar mejor y me ha permitido ver las cosas desde otro punto de vista, tanto en clase, (que ya no se me hacían tan pesadas) como en el día a día.

Comenzó a llegar el buen tiempo y empezamos a realizar torneos de futbol, de paintball, ir a eventos deportivos….no solo nuestra residencia sino también con estudiantes de otras, tanto Erasmus como eslovacos.

A su vez, empezamos a viajar de nuevo, nuestro primer destino fue Berlín (Alemania) un fin de semana increíble, y en el que pudimos ponernos de acuerdo y reunirnos con alguna de aquellas personas que estuvieron durante el primer semestre viviendo con nosotros. El siguiente lugar que visitamos fueron otras ciudades de Eslovaquia, ya, fuera de Eslovaquia volví a Viena, unas pocas de veces, también fuimos a Praga (República Checa), tampoco exenta de aventuras.

A mediados de este semestre recibí la visita de mi familia y algunos amigos, que supuso un gran apoyo verlos y poder mostrarle, donde vives, como vives, donde estudias…. Todo esto antes de volver a España por unos días, y comenzar el arreón final.

De vuelta a Bratislava para terminar el Erasmus, comenzaron los exámenes, esta vez más complicados que los del primer semestre, y que poco a poco veías como pasaban los días y esto empezaba a acabarse, sobre todo cuando empiezas a despedirte de las primeras personas que vuelven ya para sus casas, en las que haces con ellos, últimas fiestas, ultimas kitchen parties, ultimas bromas, etc.

Para mí todavía no había acabado, y antes de volver hice mi último viaje, Varsovia-Cracovia (Polonia), una paliza de viaje que nos duró casi una semana y en el que la lluvia fue nuestro invitado sorpresa y que no nos dejó disfrutar de todo como hubiéramos querido.

Y llegó el día, día de despedidas, recordar momentos increíble y de ponerle punto y final a esta maravillosa experiencia, en la que he conocido a increíbles personas y en la que lo vives de una manera especial sabiendo que tiene un fin, por lo que disfrutas el día a día de la mejor manera posible.

 

Por suerte para mí, en esta gran experiencia me acompañó una increíble persona como Patricia Casteleiro, que desde el primer día hasta el último estuvo ahí tantos en los momentos buenos como malos y a la que le tengo que agradecer muchísimas cosas.

Por eso recomiendo a todos, que si alguna vez tenéis la oportunidad de iros de Erasmus, no la desaprovechéis, es una oportunidad única en la vida en la que estoy seguro no os arrepentiréis, y que nos es lo mismo contarlo que vivirlo, así que ya sabéis, es vuestro momento!

Alicia Jaen PalmaAlicia Jaen PalmaCarlos AcevedoCarlos AcevedoCarlos AcevedoCarlos AcevedoCarlos AcevedoCarlos AcevedoCarlos AcevedoCarlos AcevedoCarlos Acevedo