Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Chippi - Veliko Tarnovo (Bulgaria)

Para empezar voy a escribir cómo es el país y la ciudad. Veliko Tarnovo es una de las ciudades más bonitas de Bulgaria, con unos 75.000 habitantes y de grande más o menos igual que Ceuta o un poco más. Con respecto a la universidad, hay cuatro facultades (facultad de economía, de artes, de educación y el rectorado, en ésta última se imparten clases de lingüísticas y está muy cerca de la residencia de estudiantes, del comedor y del sport center). La moneda es la Leva y el nivel de vida es bueno para un extranjero, ya que los precios son la mitad con respecto a España, se puede vivir bien porque todo es muy barato. Existe un buen ambiente universitario, buen rollo con los españoles y con los Erasmus. Para superar las asignaturas tuve que hacer trabajos y exponerlo delante de la profesora.

Mi Erasmus:

Todo empezó un 27 de septiembre de 2014, ese día salí a las 9 de la mañana de mi casa junto a mi padre, mi madre se levantó para despedirme y hartarse de llorar, ya que no iba a verme hasta navidades. Mi padre y yo fuimos a recoger a Juanjo y a su padre, ya que íbamos a compartir coche hasta el aeropuerto. Al llegar al aeropuerto, nos esperaban la familia de Manolo y Carlos. El familiar que más lloró fue la madre de Manolo, ya que es una persona muy sentimental. Una vez dentro esperando a embarcar, la gente del mismo vuelo nos preguntaba a que íbamos a Bulgaria, y nosotros respondíamos con muchísima ilusión que íbamos a Veliko Tarnovo. Al llegar a Sofía nos esperaba un hombre con un monovolumen que poco después nos llevaría hasta el Hotel Sheraton de Sofía, uno de los mejores hoteles de Bulgaria que se encuentra situado justamente detrás del asilo del presidente de Bulgaria. Las camas parecían nubes de lo cómoda que eran. A la mañana siguiente nos recogió el mismo hombre para llevarnos hasta la estación de autobuses para coger el bus que nos llevaría a Veliko Tarnovo. Al llegar a la ciudad nos esperaba nuestra querida Sema (mentora). Ella nos llevó hasta la residencia y poco después conocimos a los demás Españoles de Erasmus (Luis, Olivan, Lancis, Jano, Fo, Alba, Coral y Lidia).

Durante los primeros días todo era un tanto extraño porque no sabía que me iba a encontrar en el lugar de destino. Durante estos días conocimos los lugares más importantes ciudad, conocimos a los demás Erasmus provenientes de otros países europeos, tuvimos que hacer todos los papeles con la ayuda de nuestra mentora, formamos un equipo de futbol sala el cual se llamaba ‘’Spanish Team’’ y nos reuníamos casi todas las semanas para jugar contra otros equipos de estudiantes de la ciudad, salimos de fiesta a conocer la mayoría de las discotecas para no perder detalle de ninguna, entre otras muchas más cosas.

La música más escuchada en Bulgaria es la ‘’chalga’’, la cual es similar a la música árabe pero con letra de reggaetón (desamor, amor…). Al principio nos resultó raro escuchar una música tan diferente a la que escuchamos en las discotecas españolas, pero a mí me encantó y me sigue gustando mucho ir a las discotecas y escuchar ese tipo de canción. Los lunes son las noches de salir a la discoteca Organza (chalga, música europea…), los martes ‘’Spider’’ (Black party: hip hop, rap…), los miércoles ‘’Payner Premium’’ (todos los miércoles viene un cantante de chalga), los jueves ‘’descanso’’, los viernes ‘’Payner Premium’’ o ‘’Play’’ (no hay nada de chalga y hay más variedad de música). Muchos viernes antes de salir de fiesta, solíamos ir a un restaurante en el cual los dueños habían trabajado en España, se les reflejaba una gran sonrisa cuando nos veía aparecer por su negocio. Al poco tiempo de sentarnos, ya nos estaban pinchando Alejandro Sanz, El Arrebato, Malú… entre otros muchos artistas españoles, la verdad que nos sentíamos como en casa y a más de uno se les saltaban las lágrimas.

Dos semanas después de llegar a esta maravillosa ciudad, decidimos los españoles y un húngaro hacer el primer viaje junto. El destino fue Varna, una de las ciudades más grandes de Bulgaria, en la costa del Mar Negro. Estuvimos un fin de semana, donde lo pasamos genial.

El 25 de octubre fue la primera nevada del año, nunca había visto nevar tanto. Uno de los españoles nos despertó por la mañana cantando villancicos y saltando de felicidad.  A las 11 nos abrigamos bien y bajamos a hacer una guerra de bolas de nieves. Este mismo fin de semana, vinieron muchos Erasmus de toda Bulgaria a Veliko Tarnovo, entre todos ellos estaba mi amigo Jaime Barreiro.

A mitad del mes de noviembre hicimos el segundo viaje, el destino fue Estambul. Nos pegamos 12 horas o más de autobús, más que nada porque en la frontera hay que esperar mucho, sellar el pasaporte (25euros por el sello). En la estación de autobuses nos estaba esperando nuestra amiga/mentora Sema e Ilgyn (antiguas Erasmus que estuvieron en Ceuta). Conocimos gran parte de la ciudad como el Gran Bazar, muchas mezquitas como La Mezquita Azul, el estadio del Galatasaray, la parte de Asia… Tuvimos un encuentro con dos amigos y alumnos de la UGR de Ceuta: Carmen y José que estaban de Erasmus en Grecia y habían ido la misma fecha a Estambul.

El 6 de diciembre hicimos una fiesta en la wifi room de la residencia, fue la mejor fiesta que he asistido en mi vida. A la ‘’Spanish Party’’ asistieron unos 70 estudiantes de Bulgaria y todos los Erasmus. Los españoles preparamos sangría y una lista de reproducción en spotify con buena música de reggaetón y pop español.

El 13 de diciembre tres de los españoles fuimos a Serbia con la ESN de Bulgaria, en ese viaje conocimos a personas de Turquía, Polonia, Serbia, Alemania, País Vasco… Belgrado me gustó mucho, pero si me gustó tanto fue gracias a la compañía.

El 16 de diciembre decidí tomar una pausa y volver a España para ver a mi familia y amigos para las vacaciones de navidad. A mitad de enero volví a Bulgaria con las pilas cargadas y con muchísima más ilusión de disfrutar los 6 meses que me quedaban por disfrutar.

Semana después del regreso a Bulgaria, los españoles decidimos ir a Budapest, este iba a ser nuestro último viaje juntos. En Hungría visitamos muchos míticos de la ciudad como el parlamento, el gran mirador, las termas, una gran sinagoga…

A final de enero, muchos de los españoles y otros Erasmus se marcharon para no volver más, hicimos una gran despedida en el restaurante donde nos sentíamos como en casa, muchos de ellos lloraron. En la mañana de su marcha, muchos de ellos nos firmaron la bandera de Bulgaria antes de abrazarnos por última vez. Nos quedamos solo los cuatro ceutíes.

Al mes siguiente vinieron más Erasmus, pero la relación no fue la misma que con los Erasmus del primer cuatrimestre. En este mes, Juanjo, Fo y yo fuimos a visitar Sofía y a recoger a un amigo al aeropuerto que venía a vernos y a conocer Bulgaria.

El 1 de marzo es festivo en Bulgaria, durante todo el mes de marzo los amigos se regalan unos tipos de pulseras rojiblancas en las que se reflejan: amistad, salud y amor. Estas pulseras son denominadas Martinitzas. Una vez terminado este mes, si ves a una cigüeña debes colgarla en un árbol. El 22 de marzo es el día de Veliko Tarnovo, es un día súper especial y bonito. Todo el mundo sale a la calle, a los restaurantes, a los bares, a las discotecas… a mitad de la tarde todos los jóvenes siguen a un camión con música, el cual te lleva hasta uno de los lugares más bonitos e importantes de la ciudad (Tsarevets). Al finalizar esto, hay fuegos artificiales y luces en un monumento importante de la ciudad.

Dos días después, recibimos la visita de nuestros familiares, en estos días conocieron Veliko Tarnovo, Plovdiv y Sofía. Pasamos una semana increíble con nuestra familia. Al mes siguiente, Juanjo, Ivanko y yo fuimos a Razgrad a ver un partido de futbol del Ludogorets. Al finalizar el partido, dos periodistas del club, nos entrevistaron y a los pocos días salimos en la prensa de la ciudad y del club.

En el mes hicimos una presentación sobre Ceuta en Inglés con los alumnos de magisterio y días después con alumnos de lingüística que estudian español. En este mismo mes, fuimos a la graduación de nuestra amiga/mentora Sema, nos sentimos muy orgullosos y felices por ella, ya que es una gran persona, estudiante y amiga.

Hicimos de nuevo una visita a una de las ciudades costera del mar negro, Varna. Fuimos invitados por una amiga (Radelina) a su ciudad y a su casa con su familia. Nos sentíamos muy especiales y queridos, ya que sus familiares nos prepararon gran cantidad de comida típica búlgara con muchísimo cariño.

A principios de junio acudimos de nuevo a Ragrad para ver el último partido del Ludogorets, en este partido ‘’los verdes’’ se iban a proclamar campeones de la liga búlgara. Antes del partido estuvimos en la ciudad deportiva con nuestro amigo Ivanko, al cual le regalamos la camiseta de su equipo (Ludogorets) ya que no se puede permitir desembolsar tanto dinero en una camiseta de futbol. Al finalizar el partido hubo celebración en el campo (entrega de copa, medallas…). Gracias a nuestra bandera de España pudimos hacernos fotos con la copa, con los jugadores más importantes y entrar a los vestuarios con los jugadores, ya que dos de los preparadores físicos del Ludogorets son españoles y se alegraron muchísimo al ver españoles en una ciudad desconocida para nosotros.

Las últimas semanas las pase en algunas ciudades del mar negro, porque en Veliko Tarnovo hacia muchísima calor.

Para terminar quiero recomendar a todo el mundo que se vaya a algún sitio de Erasmus, ya que amplía tu mente, tus relaciones interpersonales… Y por supuesto, maduras, viajas, conoces personas de diferentes culturas, puedes conocer al amor de tu vida, aprendes idiomas y muchas cosas más enriquecedoras.

 

 

Ildefonso Chippirraz García.

ChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippiChippi