Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Dalal - Cracovia (Polonia) 2013/2014

Es una experiencia que recomiendo a todo el mundo, una experiencia inolvidable. Un año en el extranjero ayuda a madurar sobre todo, a aprender un nuevo idioma, nuevas culturas, nuevas personas que llegan a convertirse en tu “familia”, diferentes formas de ver la vida, viajes,…podría seguir dando motivos pero nunca acabaría, ya que no lo entiendes hasta que lo vives.

Tras un gran dilema decidiendo cual sería mi nuevo destino me decidí por Kraków, una pequeña ciudad al sur de Polonia.  Fue la mejor decisión que pude tomar. Para mí una de las ciudades con más encanto de Europa, pequeña pero en la que había de todo. Una ciudad en la que nunca te aburres. Las distintas organizaciones de estudiantes de la universidad y otras siempre están organizando actividades, cenas, viajes, etc. Allí conocí a gente maravillosa, aprendí muchísimo y aproveché para viajar y conocer ese país al que se tiene algo sobrevalorado como es Polonia.

En cuanto a las clases recomiendo llevar bien preparado el inglés, ya que todas las clases son en inglés y la participación en clase así como la asistencia eran obligatorias. Lo único que se hacía pesado era el gran número de trabajos y presentaciones que había que hacer a lo largo del curso, pero con esfuerzo y organización todo se puede. También recomiendo dar un curso de polaco al llegar como hice yo, ya que resulta bastante útil en la vida diaria.

Respecto al alojamiento mi universidad no tenía residencia para estudiantes por lo que acudí como la gran mayoría a agencias. No son nada baratos comparados con España, en ese sentido se aprovechan de los estudiantes porque saben que acabarás pagándolo. Hay algunas páginas por internet en la que puedes consultar pisos y demás pero es mejor aceptar alguna oferta una vez estés allí. Si vas sólo no te preocupes, con ir un par de semanas antes encontrarás muchos estudiantes que están en tu situación y fácilmente encontrarás nuevos compañeros de piso.

En cuanto al clima es muy extremo, en invierno hace muchísimo frío y cuando se acerca el verano hace un calor sofocante pero te adaptas fácilmente. Cuando llega la primavera empiezan a organizarse barbacoas, actividades en el río, en el lago…es la mejor época en Polonia en general.

Si estás barajando la opción de irte al extranjero no lo pienses más, vete y prepárate para vivir la mejor experiencia de tu vida, sea cual sea el destino.

DalalDalalDalalDalalDalal