Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Elena Cantaor - Coimbra

 

Antes de presentarme, me gustaría  invitar a todos a esta experiencia enriquecedora, y después de ello, sabrán que es complicado narrar toda la vivencia.

Soy Elena  Cantador, y estoy cursando Educación Infantil en la Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta. Mi tercer año nunca imagine formarlo fuera de ésta; por el motivo de que nunca escuche hablar del Programa Erasmús. Tras conocer este programa, también nunca me decidí a realizarlo,  pero me alegro de arriesgar y superar el miedo a lo nuevo desconocido.

El país seleccionado y en el cual fui escogida en las convocatorias era Portugal, más concretamente en la bellísima ciudad de Coímbra.

Coímbra es esa ciudad de la cual escuchas que te vas enamorar, pero que en un principio pensé que no serie así, puesto que comienzas a tener obstáculos por causa de la lengua, la cultura y la inserción, entre otras. Esas dificultades no se pueden dejar sin nominar.

Con el comienzo del  primer semestre, surgió un acercamiento entre los residentes y  todos los Erasmus de los diversos países, que no fue nada sencillo, comencé a construir  mi esencia y a sentirme  involucrada, mejorando así la búsqueda de mi crecimiento personal y profesional.                                                                                                                                                        En este periodo experimentaba, además de las materias cursadas, mi primer contacto con una institución real,  puesto que comenzaba deseosa el tiempo de prácticas. Esas prácticas que me formaban y me preparaban como profesional; eso sí, unas prácticas que presentaban una gran peculiaridad con la que nunca imaginé, la aproximación hacía una lengua diferente con la que tenía que hacer lucha.

En cuanto al segundo semestre, la elección y el cambio de materias ya no era un proceso desconocido, aunque continuaba siendo un momento agitado y decisivo en la formación. En esta temporada pude reforzar mis conocimientos  y adquirir sabiduría que emanaron de la vivencia procedente de tres agrupaciones escolares en las que realizaba mi prácticum. Durante la ejecución de éste  pude comprender el proceso educacional que sufren los alumnos, esto se debe a que estuve en un jardín de infancia (lo que conocemos como “guardderias”), en tres aulas de enseñanza primaria y en un agrupamiento no formal.

Mudando de tema, también debo relatar las sublimes noches en Coímbra. Esta ciudad de calles e edificaciones emblemáticas parece transformase con la llegada del  “Pôr do sol”. Aún más hermosa si ésta se vivencia en el parque verde junto al gran Rio Mondego que envuelve a la ciudad.                             

En cuanto a la vida nocturna era sorprendente como las personas se concentraban en la Plaza de la República, tanto como punto de encuentro como zona de distracción. Otra de las zonas muy transitada durante la vida nocturna es la zona de Sé velha. En ella se encuentra un bar llamado “Bigorna”,  el cual es concurrido por personas de ambiente muy alternativo.  Éste está al lado de una iglesia con escaleras dónde todos sientan mientras se disfruta. Ah! la cerveza es muy barata, y si  compráis en cantidad más económica, puesto que se puede consumir posteriormente, pero con fecha estipulada.

Otra manera de conocer la ciudad serie por medio de las diversas Repúblicas, o sea, edificaciones ancestrales conservadas por la gran heterogeneidad de personas que viven en comunidad, las cuales te enseñan cómo vivir de forma más solidaria.

Para finalizar,  por un lado os aconsejo que, en cuanto a la gastronomía, probéis las diversas maneras de cocinar el bacalao, la típica francesinha de Oporto, los dulces (pastel de Belén), las diferentes clases de pan, el café, el vino, la farina de milho, entre otras. Por otro lado, podréis viajar por zonas espectaculares como: Porto, Conímbriga, Figuera de Foz, Pompal, Lisboa; y para los atrevidos que viajen para el sur:  Algarve (Faro, Lagos, Lagoa, Albufeira).

 

ElenaElenaElenaElenaElenaElenaElena