Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Elina, búlgara, Ceuta (España)

El programa Erasmus es una oportunidad de la que cada persona debe aprovecharse. Es una experiencia que te queda en la memoria de por vida. Viajar y conocer la cultura y las costumbres de otra nacionalidad es muy interesante. Siempre he soñado con ir a España y después de realizar mi sueño no lo lamentaré ni un segundo.

Yo elegí la Ciudad de Ceuta porque había oído que esta es una de las dos ciudades españolas que se encuentran en África y me pareció muy interesante y excitante esta unión de Europa y África y de gustos y costumbres en un mismo sitio. Ceuta es una ciudad europea maravillosa, la cual reúne en sí misma distintos grupos étnicos y culturas. Para llegar allí debes coger el ferry desde Algeciras. Otra y más intrigante posibilidad es volar en el helicóptero lo que yo recomiendo de todo mi corazón. Los estudiantes internacionales reciben el certificado de residente de Ceuta con el que los billetes para el ferry y el helicóptero salen más barato. Justo al lado de la ciudad está Marruecos lo que es propicio para visitar un auténtico país africano. Para ir a Marruecos necesitas solo el pasaporte y vale la pena visitarlo.

Ceuta todavía no es un destino muy conocido para los estudiantes Erasmus. Este es el segundo año en que se realiza este programa allí y por eso mi amiga búlgara y yo éramos las únicas residentes de otro país. Cuando llegamos a Ceuta nuestro coordinador nos enseñó toda la ciudad, era una pasada. Es una ciudad pequeña, limpia y muy muy chula, todo está cerca de ti. La gente sonríe mucho y es muy hospitalaria. Hemos conocido a muchas personas entre las que se encuentran muy amigos míos. Pasábamos juntos mucho tiempo y teníamos varios momentos agradables y encantadores. Habíamos organizado unas excursiones durante las cuales nos enseñaron otras ciudades en la península Ibérica – hemos visitado Gibraltar, Tarifa, Málaga, Granada, Barcelona, Sevilla, Córdoba, Cádiz y Tánger y Tetuán en Marruecos y puedo decir sinceramente que me han quedado unos recuerdos magníficos. Lo pasé genial en España.

La ciudad es muy desarrollada y ofrece distintas posibilidades de hacer deporte. A mí me gusta correr y allí encontré un recorrido que pasaba por la montaña muy cerca del mar y desde allí se abría una vista espectacular hacia todo el mar. Además siempre me había apetecido aprender a bailar salsa y decidí que sería una lástima ir a España y no cumplir este sueño, así que por eso me apunté a unas clases de salsa y me divertí mucho. Además a mí me gusta mucho ir a la playa y a pesar de que estábamos en invierno yo alucinaba con la idea de pasar todo el día en la playa en meses como Noviembre y Febrero.

Claro que al principio me costaba entender y hablar el español pero poco a poco avancé y me acostumbré a la manera de la que ellos hablan. Los españoles se entretienen mucho cuando van de fiestas y salen por la noche. Todos los viernes y los sábados por la noche hay una fiesta en los parques que se llama ¨botellón¨ donde mucha gente se reúne y pasa todo el tiempo charlando y disfrutando de la mútua compañía.

La universidad es muy buena, en las clases no hay muchas personas y los profesores pueden trabajar personalmente con cada uno y ofrecer la ayuda necesaria y consejos sobre la asignatura correspondiente. A mí me gustó este tipo de trato porque así las cosas quedan más claras y se estudia con más entusiasmo. Además yo hacía una práctica educativa en el Ayuntamieto de Ceuta lo que fue un desafío para mí por practicar las cosas que había estudiado en la universidad.

Tenía que acostumbrarme a diferentes aspectos culturales como la siesta, el horario de las tiendas, la hora de comer, etc. Respecto a la cocina española me gustaron mucho la tortilla de patatas y la paella con mariscos que son muy típicas para el país. En Ceuta se comen muchos los mariscos por lo tanto allí es dónde probé por primera vez los caracoles, el pulpo y las navajas. También probé el rabo de torro. Me encanta el tinto de verano con sabor de limón que es una bebida típica de España. Ya que Ceuta tiene Marrueco a su lado tuve la oportunidad de probar comida moruna – los pasteles morunos y el té moruno están riquísimos.

Mi Erasmus en Ceuta fue una experiencia fascinante. Encontré amigos nuevos y aprendí mucho de la vida de los españoles. Ceuta es la Perla del Mediterráneo y estoy muy feliz de que haber visitado exactamente a esta ciudad.

Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)Elina, Ceuta (España - Spain)