Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Elisa Isabel, Rovaniemi (Finlandia)

Mi elección de este destino fue por dos causas, una porque la Universidad de Granada tiene convenio con la universidad de Finlandia; concretamente con la universidad de Laponia en Rovaniemi al norte de Finlandia, y la otra razón porque necesitaba mejorar mi inglés. Tras tomar esa decisión, empecé a recopilar información sobre el país porque hasta entonces solo sabía ubicarlo en el mapa y desconocía la cultura y costumbres. El sistema educativo finlandés es reconocido como un modelo de referencia según el informe PISA y este fue otro de los motivos que me llamó la atención para completar mis estudios sobre educación. De la misma manera quería experimentar como se vive en otro país y la idea de vivir en Laponia me resultó bastante interesante.

Desde la facultad de Ceuta se concedierón dos plazas para este destino, una fue la mia y otra para una compañera de la misma facultad. Nosotras contactamos con otras chicas españolas que ya estaban asentadas allí, con lo cual nuestra llegada fue mas fácil y aconsejada.

A la llegada me dirigí a la oficina de relaciones internacionales y me informé de todos los procesos que debía seguir tanto academicos como adaptativos a un nuevo país. En cuanto a esto, decir que  me encontré con un equipo bastante profesional ya que tienen experiencia para atender y acoger a alumnos de otros paises. Todas las informaciones me fueron facilitadas y las propias experiencias me ivan abriendo un nuevo camino.

Las ventajas que he tenido con esta experiencia han sido a nivel profesional y personal. Profesional porque he podido mejorar mi inglés y aprender disdintos metódos de enseñanza comparando distintos sistemas educativos. Y en el ámbito personal porque cada día superaba distintos retos, como respetar distintas culturas, la comunicación en una lengua distinta a la materna, adaptaciones climatológicas, y todo lo necesario para sobrevivir en otro país distinto al de origen.

También puede disfrutar mucho a nivel espiritual porque la naturaleza me brindaba la oportunidad de sentirme libre y disfrutar de ella practicando mi deporte favorito, el esqui. O simplemente pasear por los bosques o bañarme en el río, incluso congelado pero habilitado para su uso. También disfruté de muchos reuniones al aire libre hacien barbacoas. Las barbacoas son típicas en la cultura finlandesa y se pueden encontrar en diferentes partes como en bosques, junto a ríos o lagos.    Siempre hay leña preparada para su uso, hay personal que se encarga de ello, y disfrutar de “makkarat”, así es como se le llama a las salchichas típicas de la barbacoa en fines.  Las saunas son esenciales en la cultura finlandesa también y practicamente todas las casas disponen de ellas e incluso en todos los edificios hay saunas comunes. Después de un día frío no había nada mejor que una sesión de sauna para relajarse.
Realmente disfruté de unos paisajes preciosos, en los muchos parques nacionales de Finlandia, y por su punto geográfico, tuve la oportunidad de visitar otros paises como Suecia y Noruega y contemplar otra maravilla que nos brinda la naturaleza, como los Fiordos Noruegos.

Otra cosa muy buena que me llevé de mi erasmus y que sigo manteniendo hasta el día de hoy son los multiples amigos de diferentes paises que conocí en ese tiempo. Ellos me apartarón unas experiencias que nunca olvidaré y que estarán presentes a lo largo de mi vida. Con ellos formé una nueva familia; ya que todos estabamos en la misma situación, lejos de nuestro hogar, y los sentimientos eran mas intensos.

Una de las cosas que mas me sorprendió en Laponia fue el clima. En invierno las nevadas suelen durar sobre los siete meses, en esta época los días se van acortando e incluso carece de sol y el mes mas oscuro es diciembre. Así pues, pude comprobar y entender por qué los finlandeses beben una media de 5 o más cafes al día; hasta el punto en el que yo llegué hacer lo mismo. Psicológicamente mi cuerpo sufrió un cambio enorme y actuaba involuntariamente porque tenía la sensación que necesitaba dormir a todas horas del día. Pero finalmente terminé acostumbrando a estos cambios. Las mínimas que se llegó a alcanzar en el año que yo cursé fueron entre -35°/-40°C, es necesario usar ropa adecuada y también el uso de la bicicleta me sirvió de mucho a la hora de desplazarme porque podía mantener el calor corporal. Con las bajas temperaturas hay un alto índice de divisar aurora boreales, este fenómeno para mi unos de los mas espectaculares que nunca he vivido antes y que recomiendo a todas las personas para su disfrute.

En la época de verano los días son mas largos porque se ganan más horas de sol, y con ello llega el sol de media noche; el cielo nunca se pone totalmente oscuro. El único inconveniente de esta época son los mosquitos y se recomienda usar repelente para estos insectos. Yo tuve una experiencia un poco incomoda con ellos.

En mi caso, todas las experiencias me han servido para crecer como persona y los beneficios han sido multiples. Con ello he ido madurando y he aprendido a valorar cosas que antes me han podido parecer insignificantes. Mi consejo a todos los estudiante es que tengan una experiencia erasmus y como experiencia personal recomiendo este destino.

Elisa Isabel, Rovaniemi (Finlandia - Finland)Elisa Isabel, Rovaniemi (Finlandia - Finland)Elisa Isabel, Rovaniemi (Finlandia - Finland)Elisa Isabel, Rovaniemi (Finlandia - Finland)