Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Gonzalo Sánchez Amor (Bratislava - Eslovaquia)

Mi experiencia Erasmus comenzó el 16 de septiembre de 2015, cuando pusimos rumbo a Bratislava mi novia y yo. No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar al llegar, pero cuando bajamos del avión, nos dimos cuenta rápidamente. Estábamos en un país muy distinto del nuestro: su gente, su comida, sus calles... Tras conocer durante un par de semanas la capital de Eslovaquia, comenzamos las clases, que si alguien piensa que irse de Erasmus es aprobar un año de carrera sin esfuerzo alguno, he de confesarle que Bratislava no es su destino. Como en todas partes hay profesores mejores y otros peores, tienes que asistir a clase, hacer trabajos, parciales y exámenes; pero poniendo de tu parte podrás sacarte el curso sin excesivo problema, mucho más si tu inglés tiene un buen nivel.
 
En cuanto a la ciudad, en mi opinión no es de las mejores de Europa por las que hemos estado, pero verás cosas interesantes, como el UFO del puente Most SNP con el río Danubio bajo él; el centro de la ciudad que es casco histórico, lleno de estatuas y calles con tiendas y bares, además de varios edificios importantes, contando también con centros comerciales como el Aupark, el Avion Shopping Park, o el Eurovea; una iglesia azul a pocos metros del centro; el castillo de Bratislava; el monumento de Slavin, en una colina más arriba del castillo de Bratislava; o el castillo de Devín entre otras cosas. Por cierto para moveros por allí la mejor opción es el autobús: sacarse un ticket para 3 meses sale unos 30 euros si presentas tu ISIC Card (carnet universitario europeo), ya que allí los autobuses se pagan por tiempo en máquinas que hay en la mayoría de las paradas (no en todas, tener cuidado) y te saldrá mucho más caro. Descargaros la aplicación imhd.sk en Google Play y poner vuestra parada de origen y destino y os dirá qué combinación de autobuses coger y cuánto tiempo tardaréis.
 
Respecto a la comida, comprobarás en poco tiempo que nada tiene que ver con la española. Como consejo probar el goulash, el halušky y los pirohy, además de los schnitzel y otras tantas cosas de las cuales no recuerdo el nombre. Ir al Slovak Pub en la calle Obchodná y podréis probar toda la comida típica del país, aunque os recomiendo también el Mamut Pub. Un dato clave si eres cervecero/a es que la cerveza es un regalo en este país: podréis encontrar la mayoría de las cervezas de medio litro a unos 40 o 50 céntimos en cualquier supermercado, y a un euro y poco en cualquier bar; además seguro que conoceréis el famoso Bar On, en calle Obchodná también, lugar por excelencia de todos los Erasmus de la ciudad, con todas las bebidas bastante baratas. Y por supuesto probar el Tatra Tea, bebida espirituosa eslovaca con apenas 72% de alcohol, una maravilla.
 
Pero sin duda alguna viajar, viajar todo lo que podáis, ya que en Bratislava, al estar en el centro de Europa, encontrarás viajes muy muy baratos, y hablo de viajes a 25-30 euros por persona, 4-5 días en prácticamente cualquier ciudad si estás dispuesto a dormir en hostales compartiendo habitación con más personas. Sacaros el ISIC Card (carnet universitario europeo), ir a la estación de tren de Bratislava con él y sacaros el ticket de los trenes gratis por toda Eslovaquia, y que empiece la aventura. Con la compañía Student Agency, que encontraréis en Google, podéis sacar la mayoría de billetes a donde queráis por unos precios muy baratos y unos transportes de muy buena calidad. Conocer Viena, Praga y Budapest, que son 3 destinos increíbles, y el resto está en vuestras manos.
 
A mi novia y a mí, nos ha encantado compartir esta experiencia juntos, hemos disfrutado de un año lejos de casa, aprendiendo a ser un poco más independientes y a buscarnos la vida para viajar, vivir y compaginar las clases con la diversión. Nos lo hemos pasado genial en todos los sitios en los que hemos estado, haciendo tours, conociendo miles de sitios a los que nunca hubiésemos ido de no ser por el Erasmus, saliendo de fiesta y conociendo gente; y sin duda alguna es una experiencia que repetiría si me la ofrecieran.
 
Así que futuros Erasmus, os animo a que lo hagáis aunque no tengáis claro si seríais capaces de aguantar el año, porque os aseguro que no os querréis ir. Mucho ánimo a todos vosotros!!
 
Gonzalo Sanchez AmorGonzalo Sanchez AmorGonzalo Sanchez AmorGonzalo Sanchez AmorGonzalo Sanchez Amor