Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Ivan Cepero - Iasi (Rumanía)

No sabría cómo empezar a contar una de las mejores experiencias de mi vida, mi Erasmus en Iasi. Ha sido un año donde pocas cosas voy a desechar ya que todo me ha servido para madurar en mi ámbito tanto académico como personal.

Tengo que decir que el viaje hacia allí es muy largo (unas 20 horas mínimo) pero que merece la pena. Daría todo por volver este año allí. Solo puedo pensar en los días que he perdido en mi cuarto en lugar de estar aprovechando cada minuto pero, al principio, nueve meses parecen mucho pero cuando te quieres dar cuenta ya te queda solo una semana para volver a España.

Bueno Rumanía, como supongo que ya sabéis, es un país donde no existe término medio. Tiene partes o muy ricas o muy pobres; mucho frío o mucho calor;           meses muy secos y meses donde no hay ni un día que no llueva, y así con todo.

Para mí sinceramente lo que me llevó a Rumanía fue su moneda. La moneda rumana, los Leis, te permiten vivir muy bien económicamente, pero ojo, como no tengas cuidado con lo que gastas, vas a estar más de medio mes comiendo pasta, ya que todo te parecerá tan sumamente barato que no habrá cosa que dejes en la tienda.

Bueno con respecto a la universidad, todo te parecerá un poco anticuado (no tienen internet, horarios y asignaturas a mano y un largo etcétera de cosas en las que no han avanzado) pero lo peor será, sin duda, todas esas veces que tendrás que ir a RRII para entregar, rellenar o cambiar papeles. Casi todas las asignaturas se imparten en rumano, con lo que probablemente el profesor no te haga asistir a clase y, con algo de suerte, la evaluación de la asignatura sea con un trabajo.

El tema del alojamiento es un problema. El alquiler es muy caro, sobretodo el primer mes, ya que tienes que pagar el triple de lo que vale (un tercio lo pagas a la inmobiliaria, y el otro tercio es el siguiente mes por adelantado), con lo que una casa que quizás costaba 250 euros (sin internet y calefacción incluidas), se te pone en 750 euros. Además la Universidad de Educación está situada en una importante cuesta y si no te gusta andar, mejor vete a la residencia “Gaudeamus”. Allí es donde he estado viviendo todo el año. Es una de las “mejores” residencias de Iasi y de las más caras, pero no te emociones, lo único que puedo destacar es que te cambian las sábanas, te lavan la ropa y compartes el cuarto solo con una persona y con un cuarto de baño por habitación. Los contras: colchones donde los muelles no te permiten dormir; limpiadoras a las que tienes que sobornar con chocolate y café para que te limpien; trabajadores incompetentes que permiten a los estudiantes rumanos hacer lo que quieran pero que a los estudiantes Erasmus al mínimo ruido están llamando a RRII para que nos echen de la residencia, etc. Sin embargo, te aconsejo que vayas a la residencia ya que es allí donde vas a relacionarte con los demás estudiantes Erasmus.

La comida es muy barata. La residencia tiene una cantina donde por dos euros y medio tienes la comida con postre y bebida incluida. Creo que con eso os hacéis una idea de lo que cuesta la comida allí. Quiero avisar que al 95% de los platos le echan una especie de perejil (patrunjel) que no os gustará nada.

La vida nocturna sigue siendo igual de barata, sobretodo la cerveza. En las discotecas la cerveza de medio litro cuesta unos 5 leis (un euro y poco). Casi todos los botellones serán de cerveza ya que no venden hielo para preparar otro tipo de bebidas. La música que escucharas en la mayoría de los sitios será música alternativa y está permitido fumar en los locales.

Otro aspecto a destacar es la forma de conducir. La primera vez que te montes en un taxi creerás que vas a morir. No hay carriles, apenas hay semáforos, una locura, pero bueno, te acostumbrarás.

Algo esencial que debes hacer es visitar otros países. Yo tuve la oportunidad de visitar tres países, Polonia, Hungría y Turquía. Creo que hay que aprovechar vivir en un país del este para visitar todos los países de esa zona que probablemente no visitarías en un viaje normal. Además es bastante barato viajar por esos lugares y el alojamiento también. He de destacar la visita al campo de concentración en Auschwitz que, si tienes la oportunidad de visitarlo lo hagas, no te vas a arrepentir.

Ya por último me queda agradecer a todos aquellos que me han ayudado con todos los documentos, asignaturas etc., en especial a mi coordinadora rumana Verónica Popescu que nos ayudó muchísimo allí desde el principio, recogiéndonos en el aeropuerto y abriéndonos su casa entre otras muchas cosas que hizo.

Solo me queda animarte para que, si puedes, te vayas de Erasmus y aproveches que estudias en Ceuta, ya que desde aquí es muy fácil que te concedan la beca. Es una experiencia que te hará venir con otra de pensar y de ver la vida.

Iván CeperoIván CeperoIván CeperoIván CeperoIván CeperoIván CeperoIván CeperoIván Cepero