Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Laura Octavio Riga (Letonia) - 2012/2013

Me llamo Laura Octavio y estudio magisterio de Educación Infantil, escribo estas letras con el fin de compartir con todo aquel que pueda interesarle cual ha sido “la mejor experiencia de mi vida”, mi experiencia Erasmus.

Me fue asignado Riga (Letonia) como destino, al principio no sabía a penas nada de ese país y muchísimo menos de la ciudad, pero me pareció interesante conocer un sitio del que no sabía que esperar, aparte de ¡muchísimo frío! Así que llené las maletas de bufandas, guantes, gorros y jerséis de lana y me fui para allá sin saber muy bien cómo iba a adaptarme a todo.

Al llegar me chocó muchísimo ver una ciudad completamente cubierta de nieve por todos lados, realmente hacía bastante frío, por lo que es importante llevar ropa de abrigo para la nieve y un calzado adecuado, ya que todo es hielo y nieve en invierno. Mis compañeros y yo nos alojamos la primera noche en “Green Apple Hostel”, es de precio asequible y se encuentra en el centro de la ciudad, nosotros cogimos un taxi porque no sabíamos cómo movernos por la ciudad nada más llegar pero si cogéis el número 22 de autobús en el aeropuerto, tarda media hora, pero os deja en el centro, el nombre de la parada es (centrala stacija) y el hostal está a 3 minutos andando. Otra opción es “Prima Hostel”, es una residencia de estudiantes y es dónde van la mayoría de los Erasmus al principio de su estancia, si queréis ir directamente allí primero tendríais que poneros en contacto con ellos para reservar la habitación, por si no hay ninguna libre, los precios son mucho más económicos y por noche son sólo 5 euros (3 lats).

Con el tema del cambio de moneda, lo que hicimos fue cambiar allí mismo en el centro, enfrente de Origo, que es un centro comercial que está al lado del reloj,  o sacar directamente del cajero en lats, de una forma u otra siempre se pierde un poco al cambio, aparte de que cada euro son 0`70 lats, pero en general no es muy caro vivir allí, los precios son como los de aquí pero claro, su moneda es más cara.

Volviendo al tema del alojamiento, deciros que yo busqué un piso desde España y cuando llegué sólo tuve que dormir una noche en el hostal, eso fue bastante cómodo, pero os recomiendo que vayáis primero a la residencia y luego busquéis el piso una vez allí, porque para saber realmente cómo es, en qué parte de la ciudad vais a vivir y si os viene mejor o peor la ubicación, es mejor que vayáis primero a la residencia y una vez que conozcáis un poco todo y gente para compartir piso, busquéis algo que os venga bien. Además, de esa manera te relacionas muchísimo más con gente nueva y tener en cuenta que habrá miles de estudiantes en Prima que se encuentren en la misma situación. Yo viví en mi piso dos meses y luego me fui a la residencia porque me resultaba mucho más económico y tanto en el piso como allí estuve genial, me he dado cuenta de que a todo se adapta uno y la experiencia de convivir con tantas personas de tantos países diferentes, comer  y cenar con ellos, hacer planes juntos, cocinar, hacer fiestas… ¡todo! Ha sido algo increíble en mi vida, lo he disfrutado al máximo y he aprendido muchísimo en todos los aspectos.

Bueno, otra cosa importante es cuando vayáis a buscar las asignaturas, normalmente os darán una serie de folios de cada facultad con las asignaturas que os ofertan pero yo os aconsejo buscar también por libre, ir a las facultades e informaros de todas las asignaturas que hay porque son muchas más de las que os dirán al principio. Una vez que tengáis todas las asignaturas, no os preocupéis por nada porque siempre ayudan mucho a los estudiantes Erasmus y nos pasan bastante la mano. Otra cosa que hicimos a los pocos días de llegar es sacarnos el bono de los autobuses, nosotros nos pusimos en contacto con nuestro buddy  y él nos llevó a hacernos la tarjeta.

En cuanto a la ciudad, por mi parte sólo puedo decir que me encanta todo, el casco antiguo “old town”,  es la zona de los pubs, bares, restaurantes, etc. Normalmente  la gente sale de fiesta por allí, aunque también hay otras discotecas que están muy bien por el centro como “La rocca” o  “coyoti fly”. Beber en Riga no es nada caro, teniendo en cuenta que te sale medio litro de cerveza más o menos por dos euros y en algunos bares por un euro (french bar), también hay otro pub que suele tener casi todos los días “hora feliz” y te dan dos bebidas por el precio de una (shot café).

Como os decía antes, la ciudad es muy bonita, en invierno se puede disfrutar de ver paisajes completamente blancos, preciosos, con todos los tejados blancos y el río Daugava y los canales congelados, es realmente espectacular, al menos para mí, que jamás había visto algo así; y en primavera y verano la ciudad se transforma por completo en menos de un mes y se llena de colores, flores, verde por todas partes, la gente se tira en el césped a tomar el sol, al lado del canal que se llena de barquitos turísticos e hidropedales que puedes alquilar para recorrer los canales entre los parques llenos de árboles y flores, ¡es fantástico!

Podría seguir contando millones de cosas sobre mi experiencia en Riga pero entonces creo que acabaría escribiendo un libro entero, creo que algunas de las cosas más importantes ya os las he dicho y lo demás lo iréis descubriendo vosotros mismos, sólo deciros que no os arrepentiréis ni de ir a Letonia ni de conocer muchísimos más países a los que tendréis la oportunidad de viajar por muy poco dinero, ya que están relativamente cerca. Así  que ¡no os lo penséis dos veces! Y disfrutar al máximo la experiencia, seguro que también será  una de las mejores de vuestra vida.

Laura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura OctavioLaura Octavio