Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)

Marcos Juncal Frontán                                                                EXPERIENCIA ERASMUS

                                                                                                                                             2014/2015

 

 

Hola! Mi nombre es Marcos;

 Soy un Estudiante de Educación Social de la Universidad de granada en el campus de Ceuta.

En este curso 2014/2015 me fue concedida la beca erasmus con destino Adana (Turquia) por una estancia de 10 meses, una experiencia diferente la cual me dispongo a resumir un poco.

El 28 de septiembre de 2015 comienza la aventura.

Tras búsquedas ilimitadas por encontrar la mejor combinación de vuelos para llegar hasta esta Ciudad, encontré mí viaje; Sevilla-Barcelona/Barcelona-Estambul/Estambul-Adana, toda una hazaña, a la que me aventuraba solo, en un país sobre el cual no todo el mundo me hablaba bien en un pri ncipio…

Una vez en el aeropuerto de Barcelona, para mí ya todo era normal, estaba tranquilo, como si fuera mi casa aquello. Cuando me disponía a embarcar hacia Estambul conocí a dos chicas y un chico español de Castellón, con los que más tarde haría buenas migas, ellos también iban a Adana, me sentí un poco aliviado… ya no era el único loco!

Adana, ciudad donde predomina la agricultura, leyendo esto piensas que se trata de algo pequeño, piensas en tomates, trigo, gente anciana labrando la tierra de hortalizas, frutas…etc.

Bueno, pues tampoco estaba mal encaminado... solo que se trataba de una ciudad de aproximadamente 1.600.000 hab. Con eso no contaba.

Llegamos al aeropuerto de Adana tras dejar atrás en el avión miles de hectáreas de tierra de cultivo… Por fin!. Allí me recoge Elif la que iba a ser mí peer student (mi ayudante en los principios), ella nos lleva a mí y a David; el otro chico español, a la residencia, las chicas fueron con otros. Todos ellos solo estarían un solo cuatrimestre.

Entramos en la Facultad; aquello parecía una ciudad en toda regla, había bancos, multitud de coches, bares, piscina, teatro, supermercado, todo ello rodeado por un lago con bosques verdes en los que podías incluso llegar a perderte si no conocías el camino; la facultad de Educación, sola, era como todo el campus de Ceuta; eso molaba!

Nuestra residencia estaba dentro y había varias redes de autobuses que conectaban toda la ciudad con la Universidad; una vez allí decidí no estar con David como compañero de habitación ya que necesitaba mejorar los idiomas, y así fue como conocí a mi primer compañero de cuarto; Raffaele Dopiu; un Cerdeño estudiante de agricultura y amante de ella, así como, de series de anime y, THE GOOD FATHER (el padrino)…el gran icono italiano...Mi comunicación con él, era en un principio un poco patética pero bastante pintoresca italioespaniglish muy curtido.

No muy tarde me di cuenta de que mi nivel de inglés flaqueaba; las clases del colegio no me habían enseñado a interactuar con una persona, a expresar lo que realmente uno quiere decir ¿y ahora que hacia?

Durante la primera noche David y yo teníamos un hambre que no era normal y tras varias horas en la habitación necesitábamos salir. En nuestra escapada a las 12 de la noche encontramos un bus; este estaba decorado con peluches colgados por el techo, suelo de césped artificial, música turca, volante y cambiador de marcha tunning a juego; el típico bus turco. Conductor y copiloto no sabían ingles asi que nos dejamos llevar… después de un mediano camino y varias charlas sobre futbol comencé a familiarizarme con los alrededores. Nos bajamos en un restaurante de kebabs y allí probé aquello por lo que un ciudadano de Adana se siente orgulloso y realizado; el ADANA KEBAB algo indescriptible con palabras pero que ciertamente espectacular.

Comienzan las clases. Con esto debo mencionar a Semra Sadik; la cual es una especie de Mamá de todos los erasmus de Çukurova y se encarga de la oficina internacional, mi segunda casa allí; es algo así como la embajada del erasmus en Adana.

Más tarde me di cuenta de que yo era allí una especie en extinción; el primer educador social que iba a aquella universidad, el único Andaluz que existía en kilómetros y kilómetros a la redonda; un gran orgullo.

Así que empecé a abrir camino, organicé todas mis asignaturas a base de horas hablando con mi coordinador Abdulah Baciglou; una gran persona, él sabía algo de inglés pero no demasiado así que, nos hacíamos entender. Más tarde empecé a ir a clases; por lo general las clases eran en Turco, pero siempre había alguna persona que sabía inglés y te echaba una mano así como los profesores; hice muchos amigos allí y la gente me trataba lo mejor posible que se pueda tratar una persona, como si fueras de su familia.

Realicé tanto prácticas, como exposiciones públicas; me adentre en colegios de diversas clases sociales con niños, aprendí baile turco; bailé en las fiestas de Adana  delante de miles de personas; he realizado y expuesto en clase y en grandes salas trabajos en grupo con mis compañeros turcos; he aprendido recetas culinarias de la zona; he estado en casas familiares de sirios, curdos, árabes, turcos, chipriotas turcos….y diversas culturas polémicas; he librado de mi mente cualquier pequeño prejuicio que pudiera quedar recóndito en ella y me he desmentido a mí mismo muchas habladurías de calle como existen. Pienso que el programa erasmus tiene un gran potencial Educativo y enriquecedor para la persona; siempre y cuando está esté dispuesta y abierta a aprender.

Dicho esto me gustaría mencionar que, dentro del programa, los españoles participantes recibimos una cantidad de dinero miserable en comparación con el resto de Erasmus. En conversaciones comunes sobre este tema con diferentes compañeros de diversas nacionalidades, coordinadores, y gente ajena al programa las reacciones al contestar que mi dinero era de 250 euros mensuales, por 5 meses, de 10 que duraba mi estancia, eran bastante cómicas. Todos mis compañeros con taban con becas desde 400 euros/mes.

Comenzamos los viajes. Por allí no había aún organización erasmus que formara eventos y quedadas; con organización me refiero a la ESN, por lo que los viajes normalmente los organizábamos nosotros o alguna que otra vez los coordinadores.

Viajé, viaje bastante y con lo puesto

Dejando a un lado las típicas fiestecitas o quedadas erasmus asiduas de los fines de semana; en mi clase de geografía política con Abdulah encontré la mejor forma de aprender la asignatura, el punto era el siguiente: yo le proponía a mi profesor un lugar de Turquía y aprendíamos su geografía, política, historia, cultura, monumentos etc.. Viajaba hasta esa zona ya informado, y a mi vuelta contrastaba mis datos con los que él me daba; se convirtió en adicción, pero no podía dejar de lado las demás asignaturas.

Fue así, como aprendí a moverme, sin miedo, a descubrir cosas más allá de lo que imaginaba y a adentrarme sólo en lugares increíbles.

En mis primeros meses Empecé por la zona Este, visitando la provincia de Gaziantep; ciudades como Birecik, Gaziantep, Sanliurfa, Halfeti, Iskenderun, Antakya.. formaron parte de este viaje el cual coincidió con la fiesta del cordero musulmána, y rebosaba la tradición por cada rincón; los problemas con la frontera con Siria estaban a la orden del día pero aun así todo el mundo era muy social con los estudiantes, les gustaba que los visitaran. Zona muy famosa por sus dulces como el baklava.. todo un manjar.

Con poco dinero en los bolsillos empezé a familiarizarme bastante rápido con el hitch-hiking (autostop) o algunas plataformas como couchsurfing, aunque el transporte por excelencia en Turquia es el bus.

Más adelante pase a la zona centro un poco más próxima a Adana donde visité lugares como Mersin, puedo resaltar la playa de kiskalezi; Capadoqia un lugar insolito donde la naturaleza ha creado un paisaje increíble…Kaisery donde podemos encontrar una impresionante mezquita sumergida en una estación de esquí… etc.

Visito Konia, Effes,Izmir, Pamukkale y Estambul por dos veces; una con amigos y otra con mi familia la cual vino a visitarme y les organice un viaje mágico; las playas y el ambiente de Izmir, la cal en Pamukkale las ruinas de Effes y el sonido de Estambul te transportaban a otro mundo.

La zona norte de Turquia tampoco tiene desperdicio, si bien en el sur se goza de unas temperaturas muy cálidas, en el norte es todo lo contrario; un paisaje de praderas verdes y cascadas inundaba el ambiente; el recorrido de senderos que conforman Samsun, Trabson y Rize conforman un verdadero espectáculo de vegetación para los aventureros; destacar en esta zona el monasterio de Sumela.

Una de mis últimas paradas erasmus fue Chipre; tenia gran curiosidad sobre esta isla paradisiaca una, siendo honestos era la fiesta, y la otra era la variedad cultural que allí había. La isla estaba dividida en su zona centro por una frontera bastante peculiar que hacía de la élla dos partes; una turca y otra griega. Un choque cultural muy interesante que pasaba de la conservación del mundo musulmán al extremo ocio y destape moderno, algo digno de ver.

En el segundo cuatrimestre todo cambio.

Tras todo lo aprendido durante un intenso cuatrimestre erasmus, me sentía preparado; mis compañeros españoles al igual que muchos erasmus acabaron su estancia cuatrimestral en Turquia también mi compañero de habitación Raffaele; por lo que fui el único español residiendo en Adana durante cinco meses, cosa que me beneficio en el aprendizaje. Mi nuevo compañero de habitación Martin; al que al principio no entendia ni una palabra, era eslovaco; estudiaba para ser profesor de inglés y eso me ayudo increíblemente a mejorar.

Junto a él y dos amigos más me adentre en el mayor viaje The likias way un viaje por toda la zona sur de turquia; áreas de playas paradisiacas, ciudades veraniegas, sol… todo un viaje de nueve dias en el que pasamos por ciudades como Antalya, Kemer, Demre, Kas, Tekirova….. finalizando en Fethiye.

Y para terminar; Adana.

Aquí he dejado una parte de mí, conocido, a muchas personas y pasados muy grandes momentos.

Ciudad de tradiciones, de buena comida, de bigotes, de Adana kebabs, de cultura en general. Cuenta con una de las mezquitas más grande de oriente medio y aunque se trata de una ciudad de grandes dimensiones, da la impresión de que todo el mundo se conoce en un ambiente muy acogedor.

Lo más peculiar de esta ciudad son los autobuses, su tránsito es infinito y llevan a todos lugares, así como, la singular forma que los copilotos tienen de atraer a los viandantes gritando la parada.

En sus mercados se pueden encontrar multitud de variedad de frutas y verduras ya que se trata de una ciudad basada y sustentada sobre la agricultura. La variedad, la oferta, y la demanda, de productos a pie de calle está a la orden del día; todo tiene su sentido, todo tiene sus compradores.

Personas que cantan, que bailan, personas puras, con sentimiento, con miradas llenas de vida y no frías; sin duda un gran Ciudad.

He aprovechado y exprimido al máximo mi experiencia erasmus y aunque existen muchas cosas que quedan en mi mente; no me arrepentiré jamás de ese día que decidí irme a vivir esta gran oportunidad.

 

Un saludo,

 

Marcos Juncal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)Marcos Juncal Frontán Adana (Turquía)