Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Mina Ahmed Ali - Castelo Branco (Portugal)

Portugal es un país que siempre me ha llamado la atención, ya que es nuestro país vecino y no lo conocemos tan bien; y si pude aprovechar la oportunidad de ir de Erasmus, pues mucho mejor.

 

            Después de haber estado he visto que tenemos mucha influencia con este país, ya que como todos sabemos Ceuta fue portuguesa, y aprendí mucho de ello; incluso descubrí detalles simples como que Ceuta y Lisboa tenían la misma bandera, o nombres de cafeterías con nuestra ciudad que perteneció a este país.

 

            Y dentro de Portugal, me tocó estar en Castelo Branco, un nombre que hasta ahora no había escuchado hablar de él ni significaba nada para mí.

 

            Elegí esta ciudad porque era la que me dejó hacer las prácticas entre otras que habían, porque yo me decidí a hacer el Erasmus en la convocatoria extraordinaria.

 

            Cuando llegué a Castelo Branco ya sabía con quién iba a vivir y tenía ya casa, por ello no tuve problemas de alojamiento ya que, miramos la casa por internet antes de ir. Aparte, nos había ofrecido la universidad de destino quedarnos en residencia, por tanto, te dan muchas facilidades respecto a ese tema.

 

Portugal en sí es muy barata por lo general, aunque varía en precios dependiendo de la zona. En Castelo Branco el alquiler nos costaba 150€ por cabeza, y éramos 4 chicas en una casa.

Vivía con una portuguesa, una cordobesa y mi amiga de Ceuta que fue conmigo.

 

            Después, tuve que modificar mi acuerdo de estudios porque algunas asignaturas no existían o no tenían el mismo nombre, pero fue fácil porque nos dejaban entrar a las clases que quisiésemos antes de elegir el cambio para verificar cuál era la más acorde para nuestra convalidación con las asignaturas de nuestra universidad de envío.

 

El idioma, al principio nos costó, sobre todo escribir y hablar porque comprender, comprendíamos casi todo.

 

Estuve yendo a un curso de pago el primer semestre que te ofrecía la escuela, que salía a 50€ y en el segundo semestre lo dejé porque no me hacía falta, ya que, al estar haciendo las prácticas estaba todo el tiempo planificando las actividades con el curriculum en portugués y tenía que comunicarme con los niños también, así que aprendí en el día día.

 

También fue porque nos hicimos amigos a muchos portugueses y practicábamos mucho. Incluso antes de bajar, fui a Coimbra a examinarme del B1 y lo aprobé, por lo que me ha venido genial para que este año me dieran mi título de la carrera ya que estuve de Erasmus en el último curso.

 

            Para ayudarnos a conocer los demás Erasmus, había una organización que se llamaba la ESN, que era la que organizaba salidas, excursiones, viajes, fiestas... para que nos mezclemos los diferentes países que estábamos allí.

 

            El ambiente estudiantil en Castelo Branco es muy bueno. Hay estudiantes de muchos países diferentes y se organizan muchas cosas para los jóvenes, a nosotros no nos daba tiempo a aburrirnos. Tan sólo en vacaciones, cuando no es la época de clase porque se van a sus casa la mayoría.

 

            En cuanto a la universidad, la recomendaría totalmente, ya que, he aprendido mucho en ella, los profesores se centran mucho en tí en que aprendas; en nosotros, los estudiantes Erasmus sobre todo, ya que, al principio teníamos problemas con el idioma, y bueno, están siempre para ayudar, incluso dando tutorías en épocas de vacaciones.

 

Referente a cómo llegar a Castelo Branco, me fue muy difícil. Creo que es la única cosa que no me ha gustado porque no hay ningún transporte que comunique con España directo.

Para venir a Ceuta, la mejor manera que encontramos era autobús de Algeciras Lisboa con la compañía Alsa y después otro autobús de Lisboa a Castelo Branco, pero eran 16 horas en total; se nos hacía más ameno porque hacíamos el recorrido de noche. Y teníamos que cortar el billete con un mes de antelación para que nos salga al 50%. Por tanto, nos salía entre el barco y los dos autobuses cortándolo con antelación a 130%, si se dejaba a última hora, nos costaba el doble.

 

Salir de marcha, lo que todo Erasmus hace aparte de estudiar, es muy buena en esta ciudad, ya que, hay lugares con música muy diferente. Había un lugar llamado ''Docas'' donde de día eran cafeterías y de noche se transformaban en pubs. Todos eran gratuitos y se concentraban en el mismo lugar.

 

            Había música Rock, Pop, Afro... todo lo que se podía buscar. Después discotecas, hay tres y la entrada suele oscilar entre 2€ y 7€, no más. Cuando más cara estaba era porque venía algún cantante conocido de allí de Portugal a cantar.

Es muy fácil enterarse de todo lo que haya, ya que, se van creando eventos por facebook en la página de cada sitio y estábamos todos los estudiantes informados de todo. Aparte, cuando empieza y acaba el semestre cada facultad hace su fiesta a la que todos acuden, la de Educación, la de Tecnología, la Agraria...

Reflejo éstas facultades ya que, cuando iba a Castelo Branco pensaba que iba a estudiar en el Instituto Politécnico de Castelo Branco, hasta que llegué y se me explicó que era la Sede de todas las facultades y que cada una estaba situada en un lugar de la ciudad que fue lo que más me gustó de esta universidad.

 

            Para comer, nosotras siempre comíamos en casa, pero el menú de la facultad estaba muy bien, primer plato, segundo y postre a 2'50€. Y para comer en la calle también había muchos lugares que ponían en menú estudiante, incluso para merendar o cenar había algo, como por ejemplo Woody's, un lugar dónde se debe de ir sí o sí por todo lo que se tiene.

             Lo llevábamos mal a la hora de la cena, porque allí como en todos los países exceptuando a los españoles, se cena pronto, entonces los únicos sitios dónde podíamos cenar tarde eran en el Telepizza o comiendo un kebab en la gasolinera.

 

Por el tema del transporte, puedo decir y corroborar que está todo cerca, es como Ceuta pero un pelín más pequeña, puede tener alrededor de 50000 habitantes. Así que, nunca cogimos transporte público para desplazarnos por la ciudad, siempre íbamos a pié. A menos que estudies en la escuela de Gestión porque esta escuela está en Idanha Nova, un pueblo a las afueras de Castelo Branco.

 

            Por otra parte, como visita cultural no es una ciudad que recomiende mucho, ya que, no tiene mucho que ver. Para eso recomiendo otras zonas a su alrededor como Monsanto, la aldea más portuguesa de Portugal.

 

            Y para acabar, después de haber comentado de todo un poco, quiero decir a los futuros estudiantes que disfruten mucho de esta experiencia que es única, que no cojan un semestre sólo porque lo van a acabar por ampliarlo y que no se arrepientan de nada.

 

Dar las gracias por haberme brindado esta oportunidad, ya que, sin duda alguna ha sido el mejor año de mi vida hasta ahora.

MinaMinaMinaMinaMinaMina