Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Nor Amar Gali y Hayar L’Hichou Aomar (Sofia - Bulgaria)

Nuestro aventura comenzó un martes trece. Embarcamos y llegamos sanas y salvas a Málaga donde la lluvia nos dio una tregua para poder volar a nuestro destino, SOFÍA (Bulgaria).

 

Ahí fue donde empezó aquello que llaman erasmus, más que un programa de movilidad es un sentimiento que une y desune caminos. Al otro lado de Europa nos esperaba una gran amiga que el erasmus previamente había puesto en nuestros caminos, al dia siguiente nos despertamos confundidas sin saber dónde nos habíamos metido…

 

La primera impresión fue brutal, las diferencias que a simple vista percibimos en infraestructuras era grandiosa, a medida que íbamos teniendo contacto con la gente también notamos demasiadas diferencia en cuanto a educación, respeto, tolerancia, etc. Tenemos que decir que la amabilidad para la gran mayoría, sin generalizar, brilla por su ausencia.

 

Hemos tenido una mala experiencia respecto al tema religioso, ahí no se tolera o mejor dicho no son capaces de entender que vivimos en un mundo globalizado y que la religión no tiene relación ninguna ni con la nacionalidad ni con la descendencia cultural ya que son tres conceptos totalmente diferentes. Y que al fin y al cabo somos personas con diferentes pensamientos ideales, gustos, preferencias, etc., y que por muy dispares que seamos todos merecemos respeto.

 

Pero no todo iba a ser malo, hemos conocido a gente increíble de diferentes nacionalidades y hemos experimentado situaciones que nos han hecho madurar y crecer como personas. Nuestra autonomía ha aumentado, hemos viajado a diversos países europeos con facilidad y solas. Además, nuestra relación de amistad se ha visto fortalecida y hemos acabado con el mito de que los que conviven juntos acaban peleados. Otro mito que también hemos deshecho es el de la ‘FIESTA’. Desde nuestro punto de vista, el erasmus no es solo fiesta o no es fiesta, todo depende del enfoque de le des a la experiencia. Porque al fin y al cabo es tu experiencia, es tu vida y son tus elecciones.

 

Nuestro erasmus estaba enfocado más al enriquecimiento personal como aprender idiomas, viajar, vivir en un país sin las mismas comodidades que el nuestro, conocer nuevas personas, conocer diferentes puntos de vista sobre la vida, etc. Además, una vez que sales el mundo se te hace más diminuto y te vuelves una persona curiosa dispuesta a asumir cualquier tipo de aventuras.

 

El erasmus es una magia que te cambia la vida sin darte cuenta y en tan pocos meses te conviertes en una persona totalmente diferente en todos los aspectos.

 

Atentamente

Nor Amar Gali y Hayar L’Hichou Aomar

Nor y HayarNor y HayarNor y HayarNor y HayarNor y HayarNor y Hayar