Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Rubén, Groningen (Holanda)

No es la primera vez que salía de España y tampoco la primera que me alejaba tanto de mi familia y amigos. Pero eso no elimina los nervios iniciales, los cosquilleos al pisar un país nuevo y los miedos a lo desconocido. Nueva ciudad, universidad, amistades, compañeros, siempre una aventura la cual hay que vivir si se tiene la oportunidad.

Los comienzos siempre son duros, sobre todo si son en otro idioma, pero poco a poco se van superando barreras y cada vez se va disfrutando más y más del día a día y de la experiencia. Según los destinos que elijáis, trabajareis/estudiareis más o menos, en Groningen, Holanda, es de los destinos en los que más lo haréis, pero también, en los que más aprenderéis de cara al futuro. Pero no os asustéis, porque entre tanto trabajo también teníamos mucho tiempo libre para conocer otras ciudades como Ámsterdam, Heerenveen, Gouda, Rotterdam y otros países como Alemania, Bélgica e incluso Finlandia! Tiempo para fiestas y hacer muchas amistades.

Una de las cosas que más me sorprendió de los holandeses es su amabilidad, en España, si tu preguntas por un producto en un supermercado, gustosamente los dependientes te indicarán el pasillos o te lo señalarán con el dedo. En Holanda, no, en los Países Bajos si preguntas por algo, el holandés deja lo que esté haciendo y te acompaña exactamente hasta el sitio en cuestión. Son personas muy simpáticas y amables que siempre estarán dispuestas a echarte una mano.

En gastronomía no tenemos mucho que envidiarles, pero no se come mal. Les encanta la carne prensada, ya sea en albóndigas gigantes, salchichas enormes o hamburguesas. Sin ninguna duda no podéis dejar de visitar su mercado central que ponen los martes, viernes y sábado, donde encontrareis productos frescos y de calidad, desde carnes, pescados, frutas y verduras, hasta puestos especializados en pan, setas, pasta fresca o patatas, si patatas, de todos los colores y formas.

En cuanto a fiesta, seré breve… 365 días y 24 horas. Pero como pasa siempre, cuanto más tiramos hacia el norte, la vida es más cara, y la fiesta no es menos.

Por mi experiencia lo mejor para pasar tu estancia en Groningen son las residencias, ya que conoces a gente de muchos lugares diferentes. Siempre tendrás a alguien para conversar, descubrir culturas nuevas, aprender sobre diferentes estilos de vida y ¿por qué no? Asegurarte alojamiento gratis en otras partes del mundo!

Para terminar, me gustaría daros un consejo personal, yo me fui sin saber mucho inglés, cosa que aprendí allí, pero no seáis tontos, practicarlo el inglés antes de iros al destino, ya que hasta que no habléis de forma fluida no disfrutareis 100% de todo lo que una ERASMUS puede brindaros.

Como dije al principio, da igual el sitio, ERASMUS… siempre una aventura la cual hay que vivir si se tiene la oportunidad, porque os hará crecer en todos los sentidos.

Ruben, Groningen (Holanda - Holand)Ruben, Groningen (Holanda - Holand)Ruben, Groningen (Holanda - Holand)Ruben, Groningen (Holanda - Holand)Ruben, Groningen (Holanda - Holand)Ruben, Groningen (Holanda - Holand)