Facultad de Educación y Humanidades de Ceuta

Verónica Verdasco Bocho Erasmus en Rovaniemi, Laponia, Finlandia

Erasmus en Rovaniemi, Laponia, Finlandia

Verónica Verdasco Bocho

 

La ciudad de Rovaniemi es la capital de Laponia, la provincia más al norte de Finlandia. Es también la ciudad más extensa de Europa, aunque el número de habitantes es de unas 60.000 personas. Finlandia, y en general los países nórdicos, es un país poco poblado debido a las condiciones climáticas, pero aún así es uno de los mejores países del mundo para vivir.

 

¿Por qué elegir un destino con unas condiciones tan complicadas para vivir? Siendo yo misma la persona más friolera que conozco, supongo que fui muy valiente al irme tan lejos a pasar nueve meses de mi vida, pero es una decisión de la que no me arrepentiré nunca. He de reconocer que fui con un poco de miedo al frío, ya que me habían contado que podíamos llegar a los -45º. Pero a pesar de mi miedo, el frío es completamente soportable. Soy estudiante de Educación Primaria, y ya que Finlandia es el país con el mejor sistema educativo del mundo según los informes PISA, me pareció el mejor lugar para ir a aprender, y no me equivoqué.

 

Mi erasmus comenzó el día 28 de Agosto, después de un larguísimo viaje en el que pasé de los 30º en Ceuta a los 10º de Rovaniemi. La Universidad de Laponia pone a la disposición de todos los estudiantes erasmus un tutor finlandés que te acompaña durante tus primeros días de estancia para enseñarte la ciudad, tu casa, llevarte a hacer las primeras compras, comprarte una bicicleta para desplazarte, enseñarte la universidad y presentarte a otros estudiantes erasmus. Lo bueno de ser erasmus en Rovaniemi es que solo hay un lugar posible en el que puedes vivir. Se trata de un par de bloques de pisos exclusivamente para estudiantes extranjeros llamado Kuntotie. Por lo tanto, vives en el mismo sitio que el resto de erasmus y haces bastante piña con todos ellos.

 

La universidad comenzó el día 1 de Septiembre. La primera semana es una semana de orientación de alumnos erasmus, por lo tanto te explican todo el papeleo que tienes que hacer y cómo tienes que registrarte en los cursos. La educación en las universidades finlandesas es muy diferente a la nuestra. Usan un sistema basado en cursos que se convalidan con créditos, no son asignaturas cuatrimestrales ni tienen un horario semanal y fijo. Tampoco se evalúan con exámenes, al menos no todos los cursos. El estudiante es el que elige los cursos que quiere cursar dependiendo de su interés por ellos y el número de créditos que necesite. Hay cursos que duran una semana, hay otros que duran dos meses, por lo tanto el horario varía muchísimo. Los profesores son completamente comprensivos con los estudiantes. No regalan nada como se suele decir del erasmus, pero te dan el apoyo que necesitas en cuanto a dudas y límite de tiempo para presentar un trabajo.

 

En cuanto al clima, normalmente la temporada de nieve comienza en el mes de Noviembre. Cuál fue mi sorpresa cuando el día 26 de SEPTIEMBRE vi todo el pueblo ya nevado. Los primeros días te congelas, pero el cuerpo se acostumbra fácilmente al frío, hasta que ya apenas lo notas. Con el abrigo y las botas adecuadas es muy sencillo salir a la calle sin pasarlo mal. Las temperaturas varían cada semana. Podías estar a 10º un día y al día siguiente a -5º. A mediados de Diciembre volví a casa por Navidad y la temperatura en Rovaniemi bajaba de los -20º. He de confesar que cuando bajas de -15º, ya no notas la diferencia. Cuando volví en Enero, pasamos unos días a -30º, pero después no volvió a hacer tanto frío.

 

Para desplazarte por Rovaniemi, lo normal es usar la bicicleta. Los estudiantes erasmus compramos una de segunda mano, que suele costar entre 30 y 100 euros, algo asequible para usar todo el año. En invierno, algunos valientes como yo usamos la bicicleta sobre el hielo y la nieve, pero no es necesario. Existe una línea de autobuses que te deja en la universidad, ya que si quieres ir andando te puedes congelar en los 45 minutos que hay de camino.

 

En cuanto a actividades, Rovaniemi es el mejor lugar para realizar actividades de nieve, desde tirarte con un trineo hasta montar en una moto de nieve. Los precios son algo altos, sobretodo la moto de nieve y el paseo con perros huskys, pero merece la pena. También puedes esquiar en la montaña, hacer pesca en el hielo, esquí de fondo, ice-swimming (que consiste en bañarte en el río helado, en el cual la temperatura no pasa de 1º), relajarte en la sauna y montarte en un trineo tirado por renos. Otra de las grandes cosas que he hecho ha sido viajar. El ESN Lapland (la asociación de estudiantes de intercambio) organiza muchos viajes para alumnos. Entre ellos, visitamos San Petersburgo (Rusia), Estocolmo (Suecia), Riga (Letonia) y Tallín (Estonia). También puedes realizar viajes por tu cuenta por Finlandia alquilando un coche o usando el tren. Recomiendo Helsinki, Kemi (en el cual hay un castillo de hielo además de estar en la costa del mas Báltico), Ruka, Oulu y Tampere. También encontrarás cerca la frontera con Noruega. Un viaje recomendado es al Cabo Norte, el punto más al norte de Europa, y las islas Lofoten. Además de viajar, Rovaniemi es la ciudad de Santa Claus, por lo que existe una aldea a media hora de la ciudad en la que podrás conocer a Santa, además de cruzar la verdadera línea del Círculo Polar Ártico.

 

Otra de las cosas que sabes que vas a ver cuando viajas a Finlandia son las auroras boreales (Northern Lights). La temporada de auroras comienza a finales de Agosto y continúa hasta el mes de Marzo. No es fácil verlas, no aparecen todos los días, pero si vives allí durante meses seguro que ves muchas. En muchas ocasiones solo aparece una raya verde en el cielo, pero en el mes de Octubre aparecieron unas de las auroras más fuertes en años (dicho por gente nacida y crecida en Rovaniemi). Es un espectáculo de luces increíble que no se puede comparar a ninguna foto que puedas ver en Internet.

 

Lo que viene refiriéndose a fiestas, muchos creerán que en el norte la gente no es muy fiestera, pero es una afirmación errónea. Los finlandeses comienzan las fiestas sobre las 7 de la tarde (incluso a veces antes). En Rovaniemi se encuentra la discoteca más grande de toda Finlandia, que abrió en Diciembre de 2014, junto con muchas otras discotecas con diferente tipo de música. Nosotros los erasmus, al vivir juntos en un mismo sitio, montábamos la pre-party en nuestras viviendas o en el jardín de nuestro bloque, por lo que es muy fácil conocer a gente nueva de tantísimos países.

 

El inglés es algo completamente necesario y no solo saber hablarlo de antemano, sino también tener un buen nivel. En clase necesitas saber hablar porque el profesor te hace partícipe absoluto de la clase, te hace preguntas constantemente y te anima a hablar ante todos, además de que es muy común tener que realizar presentaciones orales. Pero sobretodo es necesario hablarlo para comunicarte y hacer amigos de todo el mundo. Es increíble notar el progreso que tienes desde que llegas, cuando no sabes apenas ni como presentarte, hasta que terminas el erasmus y hablar en inglés se convierte en parte de ti. Hablando en inglés descubres lo importante que es asentar el idioma hasta el punto en el que pienses en inglés en lugar de traducir en tu cabeza constantemente. Por el finlandés no hay que preocuparse, todo el mundo habla inglés, incluídos algunos ancianos, niños a partir de los 12 años y absolutamente todas las personas en comercios y lugares de atención al público. Aprender finlandés no es fácil, de hecho es uno de los idiomas más difíciles del mundo, pero si te interesa aprenderlo, hay cursos en la universidad a los que puedes apuntarte para ampliar conocimiento. ¡Nunca está de más aprender algo del idioma del país en el que vives!

 

Sé que algo que le preocupa a la gente sobre irse a Finlandia de erasmus, además del nivel de inglés, es el tema económico. Finlandia no es un país barato, pero hay muchas facilidades para estudiantes. El piso en el que vivimos los erasmus cuesta entre 180 y 230 euros al mes, luz, agua y calefacción incluida. Para comer, existe un carnet de estudiante que cuesta 115 euros al año, pero que te hace un descuento en la comida diaria de la cafetería de más del 50%, por lo que es completamente rentable. Además de en comida, el carnet también sirve para las discotecas y para coger el tren. Por ejemplo, un viaje en tren de ida y vuelta desde Rovaniemi hasta Helsinki cuesta 90 euros, pero con el carnet solo cuesta 40 euros.

 

Una de las mejores cosas de Finlandia es la paz y la tranquilidad con la que se vive. Además de vivir en plena naturaleza, los ciudadanos son amables y pacíficos. Puedes vivir con la tranquilidad de dejar la bicicleta sin candado en la calle y que no te la roben. Puedes dejar el abrigo en el perchero al llegar a la universidad, dejar tu ordenador en la biblioteca mientras comes en la cafetería o te tomas un descanso, etc. Siempre que necesites ayuda, los finlandeses van a ayudarte a solucionar tus problemas. Hay wifi gratis en todas partes excepto en los pisos (tendrás que contratarlo si quieres Internet en casa). Los edificios están perfectamente acondicionados contra el frío, por lo que puedes ir en manga corta durante todo el invierno dentro de la universidad, incluso ir descalzo si lo deseas (como hacen muchos finlandeses).

 

En general, mi año universitario de erasmus ha sido el mejor año de mi vida. He aprendido más que nunca y he conocido a personas geniales en un país extraordinario. Recomiendo a todos los estudiantes a atreverse con la experiencia, ya que no se arrepentirán. No os preocupéis por el frío ni por la falta de luz en los meses de invierno ni el exceso de luz en primavera, merece la pena pasar por todos estos pequeños detalles con tal de vivir los mejores nueve meses de tu vida.

Verónica VerdascoVerónica VerdascoVerónica VerdascoVerónica VerdascoVerónica VerdascoVerónica Verdasco